domingo, 31 de julio de 2016

Acorazado

Acorazado



Tanto tiempo sin escribir, tengo días y días, quizá los  días que se fueron transformando en meses sin escribir.

El deseo de escribir estos días se ha acrecentado, la verdad son demasiadas emociones que quisiera compartir que no se por donde empezar.

Bueno quizás deba empezar contando 2 cosas, recientemente por mi trabajo me enviaron a un curso por "casualidad", había algunos pases para este curso
para un programa de agentes de cambio que están promoviendo en la empresa, yo no formo parte de estos líderes de cambio, así que no me correspondía ir, pero había lugares disponibles y el director del área me incluyo en la lista, yo estaba muy contenta la verdad de ir, no tanto por el curso ya que no tenía grandes expectativas, ya sabes el curso era 2 días y en un trabajo tan estresante como el que tengo (administrador de proyectos) 2 días de curso sonaba a vacaciones con alimentos pagados jajaja, algo como 2 días para distraerme.

El curso inicio con un chico  no muy alto, aparentemente no muy expresivo, algo serio, no le vi pinta para esperar mucho, no se realmente porque no esperaba tanto de el, inicio el curso y debo reconocer que después de 10 minutos me tenía atrapada, eso es Taaaaan raro, ya que soy una persona de  atención dispersa, quiero ver todo y todos, además de que siempre estoy al pendiente del celular, de mis notas mentales, de mis pendientes del día, pero esta vez no fue así, el curso trataba básicamente
de romper paradigmas. Yo tenía tiempo que empezaba a sentir la necesidad de romper algunos, así que la información e ideas presentadas me venían como caídas del cielo.

Sinceramente creo que este curso me despertó un aparte dormida en mi, sinceramente no se cuanto tiempo llevaba dormida, yo solía ser una persona de filosofía de cambio constante mi primer jefe, decía Hija Mía: Lo mas constante es el cambio... saben por algunos años trabajé en el área de innovación en medios de pago y tengo unos 3 años que estoy en el área operativa, creo que este cambio me ha dormido muuucho... la Innovación es una de mis pasiones, si me pusiera una etiqueta en mi contribución a la innovación sería mi excesiva preocupación en prevención de fraudes y que el medio de pago sea sencillo de implementar y de utilizar por el cliente final.

No soy una persona llena de Gadgets, pero la verdad  que si soy demasiado curiosa, siempre me ha inquietado como funcionan las cosas, creo que es parte de mi espíritu ingenieril.

Creo que casi no hablo de mis pasiones, una de ellas es mi trabajo, el área de medios de pago no es muy conocida y algo que en apariencia se ve tan sencillo tiene en el corazón un trasfondo demasiado complicado.

Si pusiera una similitud entre mi trabajo y mi vida personal, sería eso, en el trasfondo hay hilos enhebrados que son complicados para descifrar pero que funcionan.

Y bueno ¿que tiene que ver un acorazado, con un curso de agentes de cambio, con mi historia?.... pues nada y todo jajaja... Me gusta mucho las historias, las paradojas, creo que es una manera sencilla
de explicar algo complicado, como lo hacía Jesús en la Biblia, explicaba muchas cosas a través de parábolas.

Estos días y quizás par de meses, inicie una aventura al centro de mi corazón, este curso me entro un deseo profundo de encontrar y romper los paradigmas que estorban para mi crecimiento,
inicialmente el deseo de crecer fue por la parte profesional, pero al estar escarbando, me di cuenta que tenía partes emocionales que estaban impidiendo mi crecimiento no solamente en mi carrera profesional, sino como individuo.

Y es allí donde descubrí al acorazado, el acorazado es un barco de guerra, un barco de acero y de pronto me sentí como un acorazado, la vida me estremeció a corta edad, la enfermedad de mi madre,
hizo que tuviésemos un hogar disfuncional, todo inicio cuando tenía 10 años, ella tenía 31 (2 años menor que yo ahorita), demasiado para mi familia y para mi.

Mi mamá perdió a su madre a esa edad, esa crisis hizo que su enfermedad (deficiencia de serotonina) la dejara postrada en una cama, desesperanzada, en depresión, sin fuerzas y a nosotros nos dejó sin mamá.

En esa época mi mamá de nueva cuenta salió embarazada, de mi hermanita X, fue muy difícil esa época, X era una bebe y mi mama no podía cuidar, a mi casa llegaban las amigas de la iglesia, les decimos hermanas, como Dios es padre de todos, pues ellas son nuestras hermanas,  ellas fueron mis hermanas, mis tías, mis ángeles, cuidaban a mi hermana de día, ya que mi mamá no la podía cuidar y yo cuidaba de mi hermana por las tardes, a los 10 años preparaba biberones, cambiaba pañales, dormía a mi hermanita en mecedora, salía con ella para todos lados, me la llevaba con mis amigas, era como mi muñequita, no había cosa que no disfrutara mas que estar con mi hermana.

Hago una pausa en mi historia pasada para retornar a mi historia actual, hace dias cuando me harte de mi estancamiento profesional y emocional, decidí regresar a psicoterapia. Pero esta vez fue muy distinta a las demás (he llevado terapia muchas veces a lo largo de mi vida), pero esta vez fue muy distinta a las demás, esta vez inicie un viaje al centro del acorazado, ese acorazado que se formo de acero por las vivencias, ese acorazado que por necesidad se volvió firme como una roca, ese acorazado que parecía no moverse en cualquier circunstancia.

Inicie ese viaje con mi psicólogo, estaba muy aterrada, aún lo estoy, empecé a platicar con el de muchas cosas, pero principalmente de mi relación con mis padres, con mi niñez, de mi infertilidad y creo que allí entendí mi estancamiento en todos los aspectos.

Debo agradecer a Dios por sus "casualidades", una chica que conozco les dice "DIOSidencias", yo también creo que eso eso son.

El terapeuta me dijo cosas, tenia mas de un año de no ir con el, pero me dijo que en las primeras consultas vio que tenía bloqueos emocionales, pero también se percato que no quería abrirlos, llevo años esquivando esas preguntas de psicólogos, de mi pareja. Pero esta vez no es así
esta vez me dispongo de afrontar mis miedos. Se que no es una tarea sencilla, pero esta vez, con ayuda de Dios y todas las personas y medios que ponga en mi camino recibirlos con un corazón abierto.

Al hablar del tema de infertilidad, el me pregunto que si yo deseaba realmente tener hijos, me dijo que ha consultado mujeres con problemas de fertilidad que tienen bloqueos emocionales, yo lo miré escéptica  (je eso es normal en mi, tiendo a analizar y reanalizar lo que la gente dice sin creer a la primera),  me dijo que muchas veces el ser humano se auto-sabotea con programaciones mentales.

Ese día me quede con ese pensamiento, auto-sabotaje. Regrese a mi casa, pensando y pensando en lo que me dijo y llevo días pensando en eso y la verdad es que encontré algunas cosas, cuando mi mamá se enfermó, me convertí en una especie de mini mamá para mis hermanos, eso fue muy desgastante para una niña de mi edad, debo confesar que salí de mi casa prácticamente huyendo de responsabilidades que sentía que no me correspondían, de criar hijos que no eran míos y con deseo de vivir mi vida sin tantas preocupaciones.

También empecé a recordar cosas que mi mamá decía, no te cases como yo tan chica, termina tu carrera y se independiente, no tengas hijos joven, mírate en este espejo. Me decía,  de niña no te compre nenucos (muñecos como bebes), para que no pienses en tener hijos, la mujer puede trabajar y ser indepediente, puede ser independiente recalcaba, no como yo, mírate en este espejo.

Ese paradigma se grabo en una pequeña niña de 10 años que temía acabar como su madre, que no se le veía tan feliz, así que me propuse tener una carrera, que me diera lo suficiente para ser independiente y no necesitar de nadie. "Creo" que lo conseguí.

En el curso, nos hablaron mucho de romper paradigmas, nos decían que muchas ideas preconcebidas tienen origen en nuestro hogar, allí entendí  porque mi psicoterapeuta a veces me pregunta cuando tengo miedo si la voz que escucho es de mujer o es de hombre, porque esas ideas con frecuencia tienen origen en papá o mamá.

El caso es que decidí de una forma voluntaria identificar esos paradigmas de papá o mamá, identificar sus miedos para patearlos de mi vida y construir una nueva historia.

He estado leyendo algunos libros cristianos que me han servido para profundizar mar a dentro de mi, he sentido como Dios me ha dado respuestas a mis inquietudes, a mis 10 años fue muy difícil afrontar mis miedos, papá nunca estaba en casa, el trabajo lo consumía, en parte por buscar que no nos faltara nada y en parte siento que huyo un poco de la enfermedad de mi mama lo entiendo, pero esa ausencia hizo que mi acorazado empezara a construirse, no hablaba conmigo, no me daba seguridad, pero tampoco me permitía hablar con nadie, me dijo que si yo hablaba de la enfermedad de mi mamá, nadie lo entendería y cuando intente hacerlo recibí criticas como: que mi mamá estaba loca (palabras textuales), así que el acorazado empezó a forjarse desde los 10 años, de acero, lo mas increbantable, los miedos no tenían nombre y apellido, así que solamente los guarde en una caja, caja de misterios sin resolver, ahora entiendo porque siempre estoy buscando respuestas.


Ese acorazado viajo conmigo por años, era mi refugio, hasta que un día Dios dispuso que era tiempo de romper el acorazado, al parecer yo necesitaba un empujoncito (empujonzote) debo confesarles que me moleste mucho con El por intentarlo romper, el acorazado es el apodo perfecto para mi orgullo, un barco de guerra. Me sentí mucho tiempo como en una guerra.

Ese orgullo que me permitió levantarme cada vez que caía, si bien yo profesaba mi religión, siempre le ponía límites a Dios en mi vida, el control lo llevaba yo y a nadie absolutamente a nadie le permitía tomar parte de. Ya saben había que ser independiente y no ocupar de nadie, creo que incluí a Dios en esa lista.

El empezó a mover las cosas y sentí que el caos se apoderaba de mi vida, me movió el tapete como dicen y me caí, me levante varias veces por mi propio orgullo, pero luego llego esa mole rompe caras, que me noqueo como en una pelea y me aplasto. Caí en el ring, ya no supe si fue cara arriba o cara abajo, pero no me podía levantar, esta vez mi orgullo no era lo suficientemente grande como para ponerme en pie, estaba tan enojada con Dios, le hice chantaje emocional, bueno creo que lo intente jajaa, porque realmente no funcionó, creo que simplemente me levante en mis rodillas como para suplicar que me levantara, los que son orgullosos y saben de eso, esa suplica sonaba a derrota, sonaba cobarde, estúpida y humillante derrota, en el fondo sabía que era mi única opción, estaba molesta, dolida, delirante, todo lo que conocía como fuerte no existía solamente estábamos El y yo, y sabía que solamente El podía ayudarme si yo se lo pedía, si yo le decía sálvame.

En ese tiempo yo estaba leyendo la biblia, había visto como Dios rescataba a los que pedían ayuda, no antes. Me quebré, sinceramente no se ni en cuantas partes, y fue entones cuando vi su rostro, entre la Biblia y el manto de paz que  sentí me cubrió, empecé a levantarme con su ayuda, sentí una mano que no me juzgó tendida a mi, una mirada como diciendo aquí estoy, te estaba esperando, en mi interior sabía que tenía tiempo con la mano extendida, muchas veces no supe si podía confiar en El, pero esta vez era mi única opción, o confiaba en EL o caía en el abismo profundo de la depresión y eso me convertiría en lo que vi de mi madre, estaba aterrada. Lo abrace, lo abrace muy fuerte, sentí una paz que nunca había conocido, mi niñez estuvo llena de altibajos, que parecían mas bajos que altos, y creí que el acorazado era lo único que podía protegerme, ser independiente era mi única opción, pero me equivoque, ella se equivocó (mi madre).

Y en aquellos brazos de amor, rompí un paradigma, no es cierto del todo la independencia, necesitamos de Dios y de valientes guerreros para salir adelante, creo que en esta prueba, me abrí a mi Dios y a mi esposo como nunca antes, el acorazado de acero empezaba a romperse y en momento Dios y mi esposo estaban entrando a mi vida en ayuda, de una manera nunca antes permitida, de una manera que yo no conocía.

Saben, el acorazado aún sigue rompiendo, esta vez yo quiero que se rompa definitivamente, ahora lo hago por voluntad propia.

Aún seguiré contando mi historia, pero por este momento quiero dejarla aquí y quiero escribir a los acorazados que leerán este blog, esta historia quizás sea mejor comprendida  por los acorazados.

Querido Acorazado, una vez leí que Dios quita, da y explica, Dios desea quitar el acorazado de tu vida, Dios desea extenderte esa mano que quizá tu no conoces para mostrarte una historia diferente, una historia que te atemoriza, pero que cambiará tu vida.

No estamos solos acorazado. Quizás ahorita no lo entiendas pero EL te irá mostrando el camino que debes seguir, CONFIA, te confieso que yo inicie este viaje como MI ULTIMA OPCION y he encontrado que era MI MEJOR OPCION, no me arrepiento,  no me lamento si espere mucho o poco, creo que DIOS no me presiono en este camino. AUN estamos COMBATIENDO el viaje hacia mi interior, ese viaje donde encontraré respuestas para enfrentar mis miedos y darles nuevas palabras de FE, ESPERANZA y AMOR.

Acorazado, permite a Dios formar parte de tu historia, Acorazado anímate a dejarte levantar, a dejarte ayudar por Dios y la gente que te quiere, permítete dejarte abrazar.

Acorazado yo entendí que si bien el acorazado no permitía que me lastimaran, pero tampoco permitía que nada entrar a mí para cambiar y que no podía entregar mi amor del todo a las personas.

Acorazado tenemos remedio y esperanza, lo que conocemos no es lo único que hay, quizás fue lo que nos funcionó en algún tiempo pero existen personas buenas. Dios es bueno.

Acorazado te comparto una frase que leí en un libro, Dios no desea transformar las circunstancias, Dios desea trasformar a las personas.

Acorazado Podemos ser transformados.

Acorazado, estas dispuesto a darte una oportunidad?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, siempre es bueno una palabra de aliento, una segunda opinión y porque no un punto de vista diferente.